La aventura de nuestra vida: Aitana

La verdad es que cuando Carola me pidió escribir esta carta, contar nuestra historia, me sentí muy ilusionada y agradecida porque el Club Coccole quisiera escuchar mi experiencia al convertirme en mamá. Miles de ideas de cómo enfocar este texto vinieron a mi cabeza. Ahora, ya delante del papel, creo que voy a hacer lo que mejor puedo hacer: Contaros nuestra historia.

Mi instinto maternal antes de ser mamá pasó por diferentes etapas. En el inicio, estando con el hombre que hoy es el papá de Aitana siempre tuve claro tener hijos algún día. Más tarde, la vida nos separó y cada uno anduvo su camino y en esta etapa tener hijos se me antojaba algo no hecho para mí, rotundamente no. Tras unos años, el destino que es caprichoso al igual que la vida, quiso que nuestros caminos se volvieran a cruzar y entonces, volví a sentirlo dentro de mí, eso que tanta gente llama el instinto maternal pero….. “no era el momento” ¿Os suena esta frase?

Por las circunstancias laborales que había en España nos marchamos a trabajar cruzando el charco, bueno mejor dicho, muchos charcos y comenzamos a vivir aventura tras aventura. Nuestra vida siempre ha sido y será un poco nómada, no tengo una explicación razonable para ello más que llevarlo en el espíritu de manera que un bebé no encajaba lo mirases por donde lo mirases pero de repente…. Otra vez ese instinto maternal, otra vez el caprichoso destino, el querer expresar sin palabras el amor que sentimos el uno por el otro… Un día sucedió, lo pude sentir y así fue, íbamos a ser papás!!

Desde ese día algo en mi cambió para siempre y un Enero, un mes antes de lo esperado y en Málaga, ciudad donde yo aún no vivía (otro capricho del destino) nació AITANA. Y ese día empezó la más grande aventura que habíamos vivido jamás. No había montañas de Nepal, arrozales de Indonesia ni océanos surcados que me pudieran haber preparado para esto. Nada más nacer de un parto natural que elegimos los tres y de la manera más bonita y también dolorosa, no voy a engañar a nadie, Aitana salió con sus brazos extendidos hacia mi y gritando, parecía decir: “Mamá, ya estoy aquí y te necesito” En un primer momento me asusté, me preguntaba si sería capaz, si estaba preparada pero tras la primera noche de incertidumbre vino nuestro momento mágico…. La primera vez que se enganchó a mi pecho, ahí empezó nuestra conexión. Nos miramos y supimos que estábamos juntas y que formábamos un equipo increíble. Miles de recuerdos invaden mi mente, imágenes, sonidos, olores… de tantos momentos especiales vividos junto a ella en este corto pero tan intenso tiempo.

La MATERNIDAD es algo que te transforma y una experiencia agotadora en muchas ocasiones. Las noches sin dormir, la renuncia a todo tu tiempo libre, la invasión total de la intimidad de una pareja, la falta de tiempo para todo, la conciliación de una vida laboral, un hogar y una familia, sacrificar muchas de las cosas que antes ocupaban una parte importante de tu vida….. No es fácil y a veces crees desesperar y no poder más pero su sonrisa, su mirada, sus primeras palabras, sus primeros pasos, sentir su olor y su tacto y saber que esa personita es puro amor nacida de ti… No tiene comparación a nada que yo haya vivido antes. De Aitana aprendo cada día, y tenerla en nuestra vida me ha enseñado a ser más generosa, más fuerte y capaz de priorizar lo que verdaderamente importa. Dicen que los hijos no pertenecen a las madres sino a la vida pero que son las madres las que llenan de contenido su ser. Espero ser capaz de llenar a Aitana de amor, valentía y paz.

Espero haber podido dar una visión útil para las mamás del Club Coccole. Esta es nuestra historia.

Tags: , , , ,

Club del bebé en MálagaDéjanos tu comentario. Tu email no será publicado :)