Vero y Ale

Uff por donde empezara contar la odisea vivida para que Alejandro estuviera hoy aquí a mi lado, ahora dormidito y yo compartiendo nuestra historia con vosotr@s. Empiezo por el principio.

Tras cuatro años de intentos para quedar embarazada, por fin lo conseguimos. Fue la mejor noticia de nuestra vida. Aunque fue un embarazo algo duro al principio, pude disfrutar a tope de esa sensación única que es sentir a tu bebe en la barriga. Cuando supimos que era un niño no cabíamos de alegría, Alejandro se tenía que llamar.

El día que nació no podía estar más feliz, al fin llegó ese día que tanto temía. puff pura felicidad ya que por fin estábamos los tres juntos.

Lo malo vino después cuando Alejandro esa misma noche empezó a atragantarse y lo ingresaron en la UCI donde estuvo un mes y medio. Pasé de la felicidad más plena a la tristeza absoluta. No tenía consuelo el día que me dieron el alta y me tuve que ir a la casa sin mi hijo. Nos pasábamos el día con él pero no podíamos estar de noche, Imaginaros dejarlo allí día tras día…..Bueno no me voy a detener en esta parte porque me pongo triste y no quiero escribir nuestra historia así.

Cuando le dieron el alta no nos lo podíamos creer. Uff que recuerdos, estaba contenta, asustada, ilusionada, triste,….. una bomba de sentimientos. Aun recuerdo su olor, su tacto, la sensación de relajación de poder darle el pecho ya que me tiré mes y medio con el sacaleches. Los mejores momentos sin duda. Aunque seguimos de revisiones y terapias ahora puedo decir que soy la mamá más feliz del mundo.

Nadie dijo que ser mamá fuera fácil  e incluso con dificultades me siento muy feliz. Me encanta mirarlo, verlo sonreír, vamos que me tiene enamorada. Además, esta experiencia que hemos vivido nos ha unido más al papi y a mí. Vaya que elegí muy bien hace ya 16 años y si antes lo quería ahora mucho más. Hemos formado una familia preciosa y hacemos un súper equipo.

Y aunque no ha salido como me imaginaba que sería, me siento feliz y fuerte. Es cierto eso que dicen de que las mamás podemos con todo y que por un hijo vamos a la luna y volvemos porque son el motor de nuestra vida. Ese sentimiento no se conoce hasta que te haces mamá. Y aunque nos queda mucho camino por recorrer y mucho trabajo por delante juntos lo conseguiremos.

Me siento privilegiada por poder contar mi experiencia, me han invadido, los recuerdos, esos que nunca se olvidan, los que quedan marcados en el corazón para siempre.

Tags: , , ,

Club del bebé en MálagaDéjanos tu comentario. Tu email no será publicado :)