¡Qué divertido!

Este mes, con nuestro taller de Arte Viajero, los pollitos viajaron a Australia donde se convirtieron en canguritos, saltaron y jugaron con pompas.

Luego vino la parte más artística del taller, donde cada pollito pintó con sus pies, manos y cuerpo, una obra de Arte de lo más divertida, con papel celofán incluido.

Las fotos hablan por sí solas, ¿no crees?

¡MIRA LAS FOTOS!