Ya estamos de vuelta =)

Han sido unas vacaciones bastante intensas que sin lugar a dudas merecen un post. Hemos estado en 3 ciudades distintas y han sido unos días un poco locos, llenos de nuevas experiencias comos padres que ya te contaré la semana que viene.

Pero creo que no hay mejor manera de comenzar este 2015 que recordando las actividades que ya están programadas para este mes de enero, actividades que sin lugar a dudas, no dejarán indiferente a nadie:

1. Taller  de Recuperación Postparto.  17 de enero. ¡El sábado que viene! Me hace mucha ilusión que este sea el primer taller del año, porque creo que ayudará a las mamás que asistan a reencontrarse con su cuerpo, a

Nos toca un poquito de descanso.

Este ha sido un año muy intenso para mí, no solo a nivel personal también a nivel profesional. Estoy muy ilusionada y feliz con el Club, con cómo os estáis involucrando en él, la ilusión que os hace que haya por fin una forma en Málaga de conocer a otr@s  mamás y papás, de compartir.

Pero necesito descansar. Necesito reponer fuerzas para comenzar el 2015, que pinta muy ajetreado, con mucha energía, para seguir trabajando en el Club que por suerte no para de crecer :)

Puedes inscribirte en cualquiera de nuestras actividades abiertas, seguiremos activos con las inscripciones.

Volvemos el 9 de enero con más y mejor y espero encontrarte del otro lado.

¡Un abrazo gigante!

Mamá Pollito.

Esta es la pregunta que todos los padres primerizos del mundo nos hemos hecho más de una vez.

¿Le haré daño? ¿Se me caerá de las manos? Primero decirte que NO, no le harás daño, ni se te caerá. Cuando tu bebé nace, por una extraña razón, aprendemos a hacerlo todo sin necesidad de que nadie nos lo explique. Todo lo aprendido durante el embarazo surge de repente, y somos capaces de cuidar a nuestro bebé sin problemas.

Recuerdo cuando en el hospital, veía la soltura de Papá Pollito para cambiarle los pañales a Gael, y no me lo podía creer. Él no había cambiado un pañal nunca en su vida y parecía un experto. Lo que te digo, sale solo. Probablemente porque tampoco tienes otra opción, o aprendes o aprendes.

Sí. Ahora el chupete lo lleva mamá.

No lo usa mamá (a veces apetece eh), pero sí lo transporta a todas partes. Es algo de lo que me di cuenta el otro día y quiero contártelo.

Antes, cuando Gael no se movía de un lado para el otro como una lagartijilla, llevaba su chupete con su cadena, sin ningún problema. El chupete solo se ensuciaba si se me caía al suelo, o si él tiraba fuerte de él, cuando ya era más grande.

Ahora, el chupete tengo que llevarlo siempre yo prendido a la ropa, porque sino él va arrastrándolo por el suelo, entrando en contacto con todos los microorganismos existentes en la ciudad.