Hoy te traigo otra guía, de esas que me encantaría haber sabido de su existencia cuando mi pollito nació.

Siendo madre y padre primerizos, eran cientos de dudas las que nos surgían, y muchas de ellas eran zanjadas de diferente manera dependiendo de a quién le preguntaras: el ombligo, el baño, vacunas… depende de a qué mamá o papá le preguntaras, te contaban una película distinta, y a mi me daban ganas de llorar.

Pues bien, aquí está la solución. La Junta de Andalucía cuenta con una guía llamada “Documento de Salud Infantil” con información para seguir el crecimiento y desarrollo en las distintas edades de nuestros pollitos. Está muy bien porque se centra sobre todo en los primeros meses de vida del bebé y resuelve bastantes dudas sobre la lactancia, el chupete, problemas de salud… vamos, todos esos temas por más que sean durante décadas las dudas de todas las madres nunca se resuelven.

La comunicación con las profes de la guarde es fundamental.

En ella radica nuestra tranquilidad y también la suya, que es la que tiene que cuidar de nuestros pollitos durante el día.

En mi caso, no tenemos libro en el que comunicarnos, sino que todo se deja escrito en una pizarra o se habla al recoger o dejar al bebé. En ocasiones, con el caos que se forma a primera hora de la mañana, papá pollito o yo no podemos explicarle con tranquilidad a sus profesoras algún hecho que consideramos importante, como que el bebé ha dormido mal, que está cansado, que ha estado con tos… bueno, para nosotros cualquier pequeño detalle es importante, y estamos en todo nuestro derecho de poder comunicarlo.

Es más, no peques de “no quiero molestar” porque, según mi experiencia, es todavía peor. Por ejemplo, si tu bebé desayunó tarde tienes que contarlo, porque sino le estarán intentando

¡Cada vez queda menos para nuestro Taller de Recuperación Postparto!

Y para que entiendas mejor qué te encontrarás en él y conozcas lo especial que es nuestra querida Nanny Trainer (@nannytrainer) le hemos hecho una graciosa entrevista. ¡Atenta!:

1. Cuéntanos un poquito de tu experiencia profesional

Me presento: Me llamo Sandra, soy Donostiarra de nacimiento, y he vivido allí hasta los 18 años. Después me fui a estudiar a Madrid, donde me licencié en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Ya durante la carrera estuve trabajando en varios trabajos relacionados con el deporte, monitora de tiempo libre con niños, instructora en varias modalidades con adultos…

Es inevitable. Cuando por fin nace el bebé, papá se convierte en el hombre de los recados. 

Y es que alguien tiene que ir a comprar, sacar la basura, pasear a los perros, cocinar, recoger la ropa… Sin hablar del “tráeme esto” “deja esto aquí”, siempre acompañado de un “por favor” por supuesto :)

Creo que no hay casa en la que esto no haya pasado y que no existe padre que después del nacimiento se sienta en un tercer plano. Si la madre ha pasado a un segundo, el padre queda relegado a uno posterior, a un puesto fundamental en la organización familiar pero no muy visible.