¡Qué versátil es la zanahoria! A los bebés les encanta, no solo por su color y su sabor dulce, sino que combina perfectamente con prácticamente cualquier ingrediente.

Nosotros en casa la utilizamos mucho porque además, es muy sana: tiene muchas vitaminas, antioxidantes y ayuda a reducir el colesterol. A Gael incluso se la damos cruda y entera, y él la “raspa” con sus dientecillos y se la va comiendo.

Si quieres hacer un puré muy muy rico y nutritivo para tu pollito te recomiendo la siguiente receta:

Para 3 raciones (Aproximadamente) de  puré de 250 grs cada una:

Como ya sabéis, para mi el embarazo fue el momento más maravilloso de mi vida. Nunca me sentí tan vital, alegre, optimista.

Pero el último mes lo recuerdo distinto: ya sabía, e iba asumiendo, que faltaban muy poquitos días para convertirme en MADRE, para dejar de ser quien fui para siempre y comenzar una vida distinta, llena de amor y felicidad pero también de nuevos retos y dudas.

En mi caso, además, mi último mes y medio de embarazo estuvo acompañado de unas contracciones bastante dolorosas que me impedían hacer prácticamente nada, y eso aumentaba aún más las ganas de que mi pequeño pollito salga

Probablemente si tu bebé ya tienes más de 3 meses estarás de acuerdo conmigo en que, es en este mes, cuando deja de ser un “recién nacido”. Ya no se ve tan frágil, ha crecido en peso y tamaño y sus gestos comienzan a ser más de “personita”.

A los 3 meses, un pequeño pollito adquiere una gran cantidad de habilidades y el cambio en sus gestos, posturas, y hábitos es muy notable.

El bebé ya se ha adaptado a la vida fuera del cascarón y más o menos las rutinas se van estableciendo. Los papás también van respirando y su metabolismo se acostumbra a los nuevos

Dentro de solo 2 semanitas, mi pequeño pollito cumplirá su primer añito (¡madre mía qué emoción!), un año lleno de emociones y de nuevas experiencias para él, pero también para mí: es mi primer año como MADRE.

Cuando el bebé cumple su primer año, a las madres también deberían agasajarnos por haber superado, sin lugar a dudas, el  año más apasionante de nuestras vidas. Es en estos 365 días donde aprendemos un sinfín de métodos, términos, recetas… Aprendemos a superar nuestros límites de cansancio, paciencia y sobre todo de amor.

Haciendo balance, este primer año ha sido para nuestra familia muy intenso, tanto, que me parece ayer cuando Gael nació. Hemos superado situaciones de mucho estrés, intercambios de opiniones varias, cambios radicales