Nutrición

Da gusto ver comer a Gael.

Siempre que vamos a algún sitio hay alguien que nos recalca lo bien que come nuestro pollito, no solo por lo bien que mastica (desde el añito come todo entero) sino por lo variado de su alimentación: pescado, carne, verduras… todo le gusta y a nada le hace asco (bueno a las lechugas, es lo único).

Muchas mamis me preguntan: ¿cómo lo has hecho? Creo que no hay una receta del éxito, pero bueno, ahí van mis recomendaciones (SON RECOMENDACIONES A NIVEL PERSONAL, COMO MAMÁ):

En primer lugar, creo que todo empieza en la barriga de mamá. A través del líquido amniótico los bebés ya van probando sabores. No es de extrañan que haya algo que le encante a mamá de comer, y al pollito le pase igual (en nuestro caso, las aceitunas). Esto es porque ya en el vientre se van acostumbrando a los sabores, van probando, experimentando.

¿Cómo debe ser la alimentación en bebés a partir de los 24 meses? 

Mucho se habla de alimentación en los bebés más pequeñitos, pero parece que a partir de los 2 años esto pasa a ser un problema secundario y esto no es así. Muchos pollitos, debido a malos hábitos alimenticios en sus primeros añitos de vida, no saben relacionarse sanamente con la comida: siguen prefiriendo papillas, no comen fruta o verdura, no hacen comidas completas…

Cada bebé es un mundo, y cada familia también, pero hay unas pautas que debemos intentar cumplir (siempre que tu bebé tenga una relación normal con la comida):

Hay cifras que te llegan al corazón. Otras que son difíciles de creer.

Leyendo la página web de la Organización Mundial de la Salud me pasaron las dos cosas. Los datos de la alimentación del lactante son escalofriantes y desde mi punto de vista reflejan no solo las diferencias entre el primer y tercer mundo, sino la crueldad y egoísmo del ser humano. Muchos problemas de desnutrición y salud de los más pequeñitos podrían solucionarse solo con un poco más de información.

Te comparto los datos:

Hoy te traigo un post que creo te resultará muy útil. Pocas mamás conocemos (yo la he descubierto hace poco gracias a la gastroenteróloga de mi pollito) que la Junta de Andalucía ha desarrollado una Guía de Alimentación infantil desde los 0 a los 3 años de edad.

Esta guía alimentaria está muy desarrollada y  sin lugar a dudas, aclara muchas de nuestras dudas con respecto a la alimentación de nuestros pollitos. No solo nos marca las pautas que son recomendables, sino que nos da consejos sobre cómo debe ir avanzando el comportamiento de nuestro bebé alrededor de la comida y sobre cómo debe ir relacionándose con ella y con el momento de sentarse a la mesa.

Entre toda la información que da la guía a mí por ejemplo, me sorprendió la cantidad de legumbres que se recomiendan a la semana (la mitad de comidas a la semana de 10 a 12 meses) y la cantidad de comidas que debe hacer un bebé a lo largo del día, ¡cantidades que mi pollito no cumple nunca!.