Lo habías planificado, estabas esperando ese momento y cuando por fin sucede… no sabes qué hacer.

¿Te suena, no? Creo que más o menos todas las madres reaccionamos igual: incredulidad. Como cualquier noticia muy importante (y esta es la más importante que recibirás en toda tu vida) en un primer momento cuesta mucho asumir esta nueva realidad, y nos invade entre un sentimiento de culpa, incertidumbre y “por qué he hecho esto con lo a gusto que yo estaba”.

Cuando hablo con otras mamás pollito, todas coinciden en que los primeros días no resulta tan fácil demostrar alegría por la noticia. No significa (ni mucho menos) que no seamos felices, sino que creo que lo somos tanto que nos da miedo. Miedo a que la realidad sea tan perfecta, miedo a los cambios que están por venir y miedo a poder ser una buena madre (incertidumbre total, vamos).

Si te sientes así, si ahora estás en ese momento: no te preocupes. Todo pasa. En unos días te darás cuenta que has comenzado a vivir en el estado más bonito y mágico de tu vida: el embarazo. Te darás cuenta que te sentirás super-poderosa porque llevas a tu pollito en la tripa y te dará fuerzas para enfrentarte a cualquier reto cotidiano. Y comenzarás a vivir tu felicidad sin miedo alguno.

Las dudas acerca de si serás o no buena madre también se disiparán cuando tu pollito salga del cascarón y compruebes que metes la pata una y otra vez. Sabrás que eres una madre imperfecta pero que ante todo te esfuerzas por hacerlo lo mejor posible. Y no necesitarás más confirmación que esta de que eres la mejor madre que tú puedes ser.

 ¡Alégrate! Esas dos rayas te cambiarán la vida mucho más de lo que puedas imaginar. Nadie dijo que ser mamá será fácil, pero te aseguro que llenará tu vida de momentos mágicos y sensaciones únicas.

Tags: , ,

Club del bebé en MálagaDéjanos tu comentario. Tu email no será publicado :)