A menudo se tiene la idea equivocada al respecto de lo que realmente significa la Estimulación Temprana.

Son muchas las ocasiones en las que se considera que la estimulación es necesaria tan solo cuando existe algún problema a nivel de desarrollo, y nada más lejos de la realidad. Estimular a un bebé se traduce en aprendizaje, en juego, en disfrutar. Pero, ¿cómo se hace?

Personalmente, opto por la metodología de Emmi Pikler, que defiende el movimiento libre y autónomo del bebé para desarrollarse con libertad e implicación a la hora de explorar su entorno más cercano. Lo que buscamos es que sea el propio niño el que dirija su aprendizaje, el que sienta interés por descubrir, por comunicarse, por aprender. No importa si se mantiene sentado poco tiempo, si todavía no gatea, si no aguanta ponerse boca abajo… Lo que realmente importa es que disfruten y que tengan el interés por desplazarse o cambiar de postura para seguir conociendo.

¿Para qué centrarse solo en la psicomotricidad con la cantidad de cosas bonitas que se le puede enseñar a un niño? Lo que realmente nos interesa es estimular todas las áreas del desarrollo, potenciando esas habilidades propias de cada bebé y guiando de forma natural mediante el juego aquello que nos interesa trabajar.

Nuestro papel ahí será decisivo. Para ser independiente y activo a la hora de explorar el bebé necesitará primero seguridad, y qué mejor manera de ofrecer confianza que acompañándole en ese proceso, con ese ratito dedicado solo para él. Fomentando esos lazos afectivos que darán lugar a un tipo de vinculación sana y segura, cogiéndoles en brazos cada vez que lo necesiten y con muchas miradas que digan todo lo que con palabras todavía no pueden entender.

Tags: , ,

Club del bebé en MálagaDéjanos tu comentario. Tu email no será publicado :)