Da gusto ver comer a Gael.

Siempre que vamos a algún sitio hay alguien que nos recalca lo bien que come nuestro pollito, no solo por lo bien que mastica (desde el añito come todo entero) sino por lo variado de su alimentación: pescado, carne, verduras… todo le gusta y a nada le hace asco (bueno a las lechugas, es lo único).

Muchas mamis me preguntan: ¿cómo lo has hecho? Creo que no hay una receta del éxito, pero bueno, ahí van mis recomendaciones (SON RECOMENDACIONES A NIVEL PERSONAL, COMO MAMÁ):

En primer lugar, creo que todo empieza en la barriga de mamá. A través del líquido amniótico los bebés ya van probando sabores. No es de extrañan que haya algo que le encante a mamá de comer, y al pollito le pase igual (en nuestro caso, las aceitunas). Esto es porque ya en el vientre se van acostumbrando a los sabores, van probando, experimentando. De ahí la importancia de que la dieta de mamá sea variada y equilibrada (y no solo equilibrada).

En segundo lugar, y probablemente lo más importante, es que nuestros bebés imitan todo lo que hacemos nosotros. Es imposible que si mamá y papá solo se alimentan, por ejemplo de fritos, pretendamos que coman verdura cocida. O si no ven ensalada en la mesa, pretendamos que le encante. Ellos aprenden a comer también por imitación, como lo hacen todo cuando son pequeñitos.

Por eso, es importante que enseñemos realmente a comer a nuestros bebés, y esto no significa solo hacerle la comida más saludable del mundo, sino mostrarle que a nosotros también nos gusta ese tipo de comida, y que es lo que se come en casa. Si para enseñarle a comer tenemos que cambiar nuestros hábitos habituales, tendremos que hacerlo. De eso se trata (además no nos vendrá mal).

Lo tercero y creo que último, es (si no hacéis BLW) no extender el periodo papilla mucho más de los 12 meses. Creo que no se puede enseñar a comer con triturados, al menos que pretendamos que así lo hagan a los 13 años. Con las papillas los sabores se mezclan, no conocen las texturas, los olores… no es de extrañar que después rechacen los alimentos sólidos y duros, o aquellos que tienen más rugosidades (como las verduras). Hay que esforzarse por vencer miedos e ir introduciéndole los alimentos enteros, para que ellos aprendan (siempre con nuestra supervisión claro).

Estos 3 puntos son los que hemos seguido en casa para que nuestro pollito coma bien. ¿Y tú cómo lo has hecho?

Tags: , , ,

Club del bebé en MálagaDéjanos tu comentario. Tu email no será publicado :)