Con casi un añito, la palabra favorita de Gael es NO. 

Ya entiende perfectamente el significado de Sí y No, pero últimamente se decanta por negar, incluso cuando quiere decir que Sí. En ocasiones le preguntamos: ¿”Te gusta esto?” Y aunque la respuesta es Sí, niega con la cabeza, con cara de pillín. Creo que sabe perfectamente que lo está haciendo mal, pero que le supone un juego negar, negar y negar.

A mí me encanta cuando dice “NO”, enfadado, cuando algo de verdad no le gusta. Mi pollito frunce su ceño y pronuncia algo parecido a “Naaa” mientras agita fuertemente sus manos, no dejando lugar a dudas cuál es su sentir. Me fascina comprobar que tiene personalidad, que ya es capaz de decantarse o elegir, y que no sigue nuestras instrucciones porque sí.

Sí, se hace mayor.

Pero por otra parte, mi bebé es muy sociable, y ahora le encanta saludar. Saluda a cualquier ser viviente que se mueva: a la familia, a los extraños, a los perros, a la planta… todo es susceptible de unos “buenos días” en condiciones. También entiende ya el significado de “hola” y “adiós” como “llego” o “me voy”. Ya no lo hace al azar, sino que en su cabecita tiene un sentido.

En este último mes, he notado un cambio muy grande en Gael, sobre todo en lo que a su comprensión del mundo que lo rodea se refiere. Ya lo entiende todo, y responde a todo. No se relaciona con la realidad de una manera pasiva sino activa, muy activa. Ya todo tiene sentido, ya ha conformado una realidad, su realidad.

Y esto me hace sumamente feliz, pero a la vez nostálgica. Supongo que al estar su primer añito tan cerca, siento angustia porque ya no es un “bebé bebé” como digo yo.

Pero lo único que realmente deseo, es poder vivir feliz todo su desarrollo, asesorarlo y acompañarlo en su crecimiento lo mejor posible. Equivocarme, meter la pata, acertar, pero siempre junto a él. A su lado.

Porque ya no puedo imaginarme la vida sin él.

 

 

 

Tags: , ,

Club del bebé en MálagaDéjanos tu comentario. Tu email no será publicado :)