bebé

Da gusto ver comer a Gael.

Siempre que vamos a algún sitio hay alguien que nos recalca lo bien que come nuestro pollito, no solo por lo bien que mastica (desde el añito come todo entero) sino por lo variado de su alimentación: pescado, carne, verduras… todo le gusta y a nada le hace asco (bueno a las lechugas, es lo único).

Muchas mamis me preguntan: ¿cómo lo has hecho? Creo que no hay una receta del éxito, pero bueno, ahí van mis recomendaciones (SON RECOMENDACIONES A NIVEL PERSONAL, COMO MAMÁ):

En primer lugar, creo que todo empieza en la barriga de mamá. A través del líquido amniótico los bebés ya van probando sabores. No es de extrañan que haya algo que le encante a mamá de comer, y al pollito le pase igual (en nuestro caso, las aceitunas). Esto es porque ya en el vientre se van acostumbrando a los sabores, van probando, experimentando.

¿Cómo debe ser la alimentación en bebés a partir de los 24 meses? 

Mucho se habla de alimentación en los bebés más pequeñitos, pero parece que a partir de los 2 años esto pasa a ser un problema secundario y esto no es así. Muchos pollitos, debido a malos hábitos alimenticios en sus primeros añitos de vida, no saben relacionarse sanamente con la comida: siguen prefiriendo papillas, no comen fruta o verdura, no hacen comidas completas…

Cada bebé es un mundo, y cada familia también, pero hay unas pautas que debemos intentar cumplir (siempre que tu bebé tenga una relación normal con la comida):

Llevamos unas cuántas reuniones de actividad intensa, así que esta será más tranquilita.

Para la 10ma reunión del Club nos iremos a merendar todos juntos, disfrutando de una cálida y divertida tarde de domingo. Los pollitos podrán jugar entre ellos y nosotros podremos hablar tranquilamente. Primero iremos al parque de San Miguel, para disfrutar bajo el sol y el aire fresco. Luego, iremos a una cafetería cercana a merendar todos juntos.

Si te gusta el dulce o el salado, y quieres pasar una divertida tarde de domingo ¡Apúntate!