lactancia

Nada se puede planificar cuando tienes hijos.

Yo pensaba que la lactancia era cuestión de elección personal. Como decidir el nombre del bebé, o el modelo de su cochecito y el color de sus primeros patucos. Cada vez que me preguntaban antes de dar a luz a mi primogénita, decía, convencida: “Le daré teta. Durante un año, al menos. Más si puede ser. Hasta la OMS lo recomienda.”

Yoma (nombre inventado que une la primera sílaba de mi nombre y el de mi marido) llegó sin prisa, algo asustada, tranquila. Se enganchó bien la primera vez. “¡Qué bonito! “ – pensé. “Parezco una mamá hecha y derecha. Como las que salen en la tele y en los anuncios. ¡Adoro la maternidad!”

La lactancia de Yoma no funcionó. A pesar de mi tesón y

Después de mucho desearlo

Después de mucho desearlo, un día llegó la ansiada noticia: ¡por fin íbamos a ser padres! Caminar por la vida sabiendo que llevas dentro a tu hijo, te da otra perspectiva. Empecé a informarme sobre temas de crianza. Lactancia entre ellos. Me entusiasmó. Me leí los manuales que cayeron en mis manos. Conocía los beneficios para el niño y para la madre. Las posibles dificultades que podían plantearse y, por supuesto, las soluciones. Las diferentes posturas. Las crisis de crecimiento. Todo. O eso creía.

Llegó el momento. Cesárea programada. Primer trauma. Deseaba tanto parir a mi hijo… Pero ya estaba aquí. Ya lo tenía delante de mí y ya no importaba que hubiera atravesado mi canal del parto o una herida en

¿Cómo dar de mamar a mi bebé sin que me duela? ¿Cómo asegurarme que lo estoy haciendo correctamente?

Todas las madres que hemos dado de mamar hemos tenido estas dudas. Dar de mamar es un acto sencillo pero a la vez complicado, que puede traer dolorosos problemas a la madre si no se hace correctamente.

Para mi, lo principal antes de dar de mamar es estar 100% convencida que es la mejor opción para nuestro bebé y que, pase lo que pase, insistiremos en ello y conseguiremos que la lactancia sea existosa. Muchas veces surgen complicaciones ya sea por la postura, porque el bebé es “vago” o por dolores en el pezón y es exclusivamente la mamá la que tiene la responsabilidad de decidir si sigue o no con la lactancia. Hay que saber, antes de comenzar, hasta dónde estamos dispuestas a aguantar.

He encontrado en Youtube este vídeo sobre cómo dar de mamar que me pareció muy interesante porque

Un dolor de cabeza horroroso, una acidez que no te deja ni respirar… ¿por qué no puede sucederte durante la lactancia? Y es en estos momentos cuando te surgen todas las dudas del mundo acerca de lo que puede o no ser perjudicial para tu bebé. 

Recuerdo esos momentos con agonía, porque no quería sufrir pero tampoco quería calmar mi dolor pudiendo perjudicar a mi pollito. Todo esto terminó cuando papá pollito descubrió la página web e-lactancia.org, donde podrás consultar cualquier principio activo o medicamento y sus contra-indicaciones (o no) con la lactancia. Todas las indicaciones de la web están dadas por pediatras de APILAM y son de total confianza.

No solo podrás encontrar la compatibilidad de medicamentos con