¿Qué haríamos sin los abuelos, tíos, primos…? Es difícil acertar el grado de locura que adquiriríamos los padres primerizos.

Ayer hablando con unas amigas salió este tema, y, en mi caso, no sé qué haríamos papá pollito y yo sin la ayuda de la abuela. No es solo su ayuda en sí lo que tranquiliza, sino el saber que siempre está dispuesta a ayudar. Creo que esto es lo más importante.

Cuando tienes un familiar que sabes que lo llamas y en un tiempo récord está en tu casa solucionando tu problema, respiras bastante mejor. Y muchas veces un gesto tan simple como cuidar al pollito mientras te das una ducha tranquila o mientras le preparas la cena te da la vida, te reconforta.

En mi opinión contar con un apoyo, sobre todo cuando eres padre/madre primeriz@ es vital. Si tu familia está lejos puede ser un vecino, una amiga, o el frutero de la esquina, pero debes tener a alguien en quien confiar y llamar cuando necesitas ayuda. Porque, sobre todo el primer año y hasta que vuelvas a tener una rutina, la necesitarás.

Un error a evitar, que creo tenemos muchas mamás primerizas, es creer que si pedimos ayuda seremos peores madres, que no somos capaces de hacerlo solas. Lo mejor es asumir que en un principio la situación (normalmente) nos supera y que por eso no somos peores madres, sino primerizas. Peor aún si el parto ha sido complicado, el bebé tiene que pasar días en el hospital o se ha producido un cambio grande en vuestras vidas (pérdida de trabajo, enfermedad de algún familiar)… No, no te vuelves perfecta por ser madre. 

Así que déjate ayudar. Rodéate de gente sana que te quiera, y que os haga el día a día más fácil. Disfruta de tiempo libre, intenta sacarle el máximo partido a tu tiempo. Necesitas estar bien para transmitirle tranquilidad a tu bebé. 

Tags: , , , ,

Club del bebé en MálagaDéjanos tu comentario. Tu email no será publicado :)